Artista argentino e investigadora británica apuestan al arte callejero para contra el drama de los refugiados sirios

Un proyecto de arte callejero para mejorar el espacio público y difundir el drama de los refugiados sirios fue ideado por un artista argentino y una investigadora británica y presentado en la Embajada argentina en Londres, según contó uno de sus impulsores.
La iniciativa, que surge del colectivo artístico Artmongers, del artista argentino Patricio Forrester y la desarrolladora e investigadora británica Catherine Shovlin, interviene espacios públicos como hospitales y centros comunitarios para mejorar su funcionamiento, involucrando a la gente en ese proceso.
Forrester explicó que “muchas veces los espacios públicos son diseñados de manera tal que dejan de funcionar, por eso con ‘Artmongers’ buscamos intervenirlos junto a la gente, en un proceso de coparticipación y cocreación para ponerle color e imaginación”.
Según el artista, en un espacio público influye la forma en que se relacionan quienes lo transitan, ya que “si el lugar es armónico y tiene color, la gente está mucho más positiva”.
El proyecto fue desarrollado junto a las ONG Bold Vision y CARE Jordan, y a los refugiados sirios del Azraq Camp en Jordania.
Durante la presentación de la iniciativa, que se llevó a cabo el último miércoles en la residencia oficial del Embajador argentino en Londres, Carlos Sersale, se proyectó “Artmongering with refugees”, un corto documental dirigido por Mathew Allen que muestra en qué consiste la propuesta.
Participaron el embajador de Jordania en el Reino Unido, Mazen Kamal Homoud, y Gonzalo Vargas Llosa, jefe de ACNUR en ese país.
Sersale destacó que el trabajo conecta con las actividades de ACNUR en Jordania y también con los programas latinoamericanos para ayudar a quienes huyeron de la guerra en Siria en busca de mejores condiciones de vida.
Por su parte, Vargas Llosa expresó que la situación de los sirios “es probablemente el drama humanitario más grave que existe hoy “, y recordó que desde el comienzo de la crisis, hace más de 6 años, más de 5 millones de refugiados han huido a los países vecinos”.
“Los países de la región -Jordania, Turquía y Líbano- son un extraordinario ejemplo de generosidad y solidaridad con sus semejantes, pero también están abrumados por la masa de refugiados”, advirtió.
En ese sentido, dijo que se sentía “orgulloso” de América Latina, una región que con países como Argentina y Chile han abierto sus puertas a los sirios, y agradeció el compromiso del Reino Unido en recibir refugiados, así como la generosidad de los donantes británicos.
Homoud dijo que en su país “hay un 20% de refugiados sirios, la mitad de ellos viven en campamentos y la otra mitad está integrada en las comunidades de acogida”, tras agradecer el trabajo de Artmongers.
Forrester nació en Buenos Aires (1967) y comenzó sus estudios de arte a temprana edad con Kenneth Kemble, quien le dio una formación visual y pictórica sólida, tras lo cual estudió en la escuela de Bellas Artes P. Pueyrredón, con Felipe Noé y Silvia Rivas. Vivió en Nueva York y hoy reside en Londres, donde se dedica al arte callejero.