Curiosidades sobre la formación de Donald Trump

Loco, visionario, salvador, peligroso… Piensa un adjetivo al azar y posiblemente haya sido utilizado en algún momento para describir a Donald Trump.El nuevo presidente de los Estados Unidos es una caja de sorpresas y si ha sido capaz de ganar las elecciones no es sólo por sus ideas extremistas.

La vida de Donald Trump esconde muchas anécdotas y datos curiosos, también en clave educativa.Lo primero que debes saber es que la imagen de hombre hecho a sí mismo sólo es parcialmente cierta. Hijo de unos padres adinerados, el joven Trump tuvo acceso a contactos con la clase alta de Nueva York y una de las mejores escuelas: el Kew-Forest School de Forest Hills, en Queens.

Su periplo en una escuela al uso duró poco. A los 13 años sus problemas de conducta le llevaron directo a la Academia Militar de Nueva York. Allí ya destacó por su don de gentes y su capacidad para maniobrar su entorno a su antojo para conseguir sus objetivos, según aseguró uno de sus instructores. Estas habilidades le permitieron liderar el cuerpo de cadetes de la academia en la Columbus Day Parade, al que consiguió colocar por delante de las Girl Scout tras protestar por su puesto en el desfile.

Tras licenciarse pasó a estudiar en la Universidad de Fordham en el Bronx. Apenas transcurridos dos años cambió: su destino, una de las escuelas de la Ivy League, la Escuela de Negocios Wharton. El motivo en esta ocasión no fue de comportamiento, sino su programa especializado en el sector inmobiliario, donde operaba la empresa familiar. En 1968 se graduó finalmente en Ciencias Económicas.

Pese a su formación militar, Trump rehusó cinco veces el servicio militar para evitar ir a la Guerra de Vietnam. El nuevo presidente de EE.UU. consiguió cuatro prórrogas militares académicas y una médica para no tener que viajar.Trump comenzó su andadura profesional en la empresa de su padre y no tardó en destacar.

De hecho, en la década de los 80 era un asiduo de las listas de personas más admiradas del país por su éxito y su visión. Esto no le ha impedido quebrar varias veces sus empresas, declararse en bancarrota o hacer inversiones tan curiosas como la compra de un porcentaje de participación en el concurso Miss Universo.

Empresario antes que político, la visión de Trump sobre el mundo de los negocios y del dinero en general se plasma a través de una extensa bibliografía. El magnate ha escrito y participado en diversas obras. La última de ellas, Crippled America. How to make America great again data de 2015 y detalla cómo gestionar el país: como si fuese una empresa.

Otras de sus obras son más didácticas y te ayudarán a convertirte en un Trump de los negocios. A saber, El arte de la negociación, Think Like a Champion o El arte de volver. En Queremos que seas millonario describe junto al gurú Robert Kiyosaki su visión de cómo debe actuar un emprendedor de éxito.

Esta faceta suya de millonario educador es la que un año antes de ese último documento, en 2005, a estrenar el reality show El Aprendiz. En él, emprendedores y empresarios competían por ganar un premio de 250.000 dólares y un contrato de trabajo para dirigir una de las empresas de Trump.

Esta faceta y sus múltiples donaciones fueron las que le ganaron un doctorado honorario en Administración de Empresas por la Robert Gordon University en 2010. Eso sí, apenas cinco años después sus polémicas declaraciones le privaron de este honor. El centro optó por retirar el grado al considerar que sus posturas eran “incompatibles con la ética y los valores de la universidad”.

Como compensación, ese año sus aportaciones económicas le valieron el premio anual de liderazgo de la División de Investigación Criminal de los Marines.Con estas credenciales, logradas con una mezcla de dinero, deseo de notoriedad y una idea mucho más clara que la mayoría de candidatos sobre cómo usar los medios de comunicación y el marketing, Trump ha labrado su fortuna hasta convertirse en el 45º Presidente de los Estados Unidos.

Article Tags