El oficialismo arriesga solo el 10 por ciento de las bancas que están en juego en las elecciones de octubre

El interbloque Cambiemos solo arriesgará el 10 por ciento de las bancas que están en juego en octubre en la provincia de Buenos Aires mientras que que el kircherismo y el massismo deberán hacer una buena elección para mantener la decena de escaños que hoy tienen cada uno por el principal distrito del país.
De todos modos la cantidad de bancas que obtenga cada fuerza política estará atada al resultado en la elección de senadores donde estará centrada la batalla electoral bonaerense, que traccionará el resto de las categorías en la lista sábana que este año se mantendrá porque la oposición frenó la reforma electoral.
En la elección del 22 de octubre se renovarán 35 de las 70 bancas por la provincia de Buenos Aires correspondiente a la elección del 2013, donde Sergio Massa rompió con el Frente para la Victoria y armó una propia agrupación que terminó venciendo a la lista impulsada por Cristina Fernández de Kirchner.
Así es como el Frente Renovador pone en juego 11 bancas, el Frente para la Victoria-en su mayoría cristinistas duros- 10 escaños, Cambiemos tres lugares-uno del Pro y dos de la UCR-, los ex massistas Juntos por la Argentina tres diputaciones, y dos los Progresistas, una del socialismo y otra del Gen.
En esta elección terminan su mandato los presidentes del Frente Renovador, Massa, del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, del bloque Justicialista el sindicalista Oscar Romero, y la líder del Gen Margarita Stolbizer.
También concluyen sus mandatos la delasotista Claudia Rucci, el legislador del Movimiento Evita Remo Carlotto, y diputados monobloque como el sindicalista Omar Plaini, el ex intendente de Escobar Sandro Guzmán, el representante de bloque de Izquierda Socialista Juan Carlos Giorgano.
En este contexto, el Frente Renovador liderado por Massa deberá tener un buen resultado para poder mantener su actual composición de 23 integrantes-en su mayoría bonaerenses- dado que terminan su mandato en diciembre una once legisladores electo en esos comicios donde el ex intendente de Tigre salió primero en el distrito bonaerense.
En cambio en esa elección el PRO no presentó lista propia sino que integró la lista del massismo y el radicalismo armó un acuerdo con el GEN y la Coalición Cívica que salió tercero con lo cual solo tienen que renovar tres bancas, dos del radicalismo y una del Pro.
En este contexto, Cambiemos no arriesga prácticamente nada solo tres bancas y confía en poder sumar más legisladores bonaerenses al interbloque donde el PRO espera tener la mayoría de los integrantes de esa lista como sucedió en el 2015, donde el radicalismo pudo incorporar cuatro de los 13 lugares.
Para el Frente para la Victoria la situación no será fácil porque debe renovar una decena de diputados que en su mayoría militan en el kirchnerismo y cuya renovación depende exclusivamente de la presión que pueda hacer la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que sean incorporados en la lista ya que no tienen una fuerte inserción en sus distritos.
Los diputados que finalizan su mandato son los siguientes:
Frente para la Victoria: Héctor Recalde, Gustavo Arrieta, Carlos Moreno, Diana Conti, Carlos Kunkel, Luis Cicogna, Edgardo Depetri, Juliana Di Tullio, Dulce Granados y Teresa García.
Cambiemos: la macrista Soledad Martínez y los radicales Ricardo Alfonsín y Héctor Cachi Gutiérrez.
Frente Renovador: Sergio Massa, Gilberto Alegre, Horacio Alonso, Héctor Daer, José de Mendiguren, María Ehcosor, Mónica Litza, María Schwindt, Felipe Sola, Mirta Tundis y Verónica Couly.
Unidos por una Nueva Argentina: Claudia Rucci
Juntos por una Nueva Argentina: Dario Guistozzi, Franco Caviglia y Eduardo Fabiani.
Progresistas: Margarita Stolbizer (Gen) y Gabriela Troiano
Justicialismo: Oscar Romero
Movimiento Evita: Remo Carlotto
Izquierda Socialista: Juan Carlos Giordano
Cultura, Educación y Trabajo: Omar Plaini