Acusaciones cruzadas en el PJ bonaerense por el armado de las listas

El reclamo de mayor participación en el armado de las listas para los próximos comicios, por parte de los intendentes peronistas de la primera sección electoral, generó acusaciones cruzadas entre este grupo de jefes comunales y los dirigentes del PJ bonarense y de La Cámpora, dijeron referentes de ambos sectores.
La ausencia de la mayoría de los intendentes del grupo Fénix, y también del Esmeralda, en un acto organizado por el kirchnerismo el pasado martes en el sindicado del Suterh reveló las internas que hay en el PJ bonaerense y usaron como excusa las presencias de Amado Boudou y de Luis D’Elia en ese encuentro para no asistir, pero el punto conflictivo pasa en rigor por la cantidad de diputados nacionales y de senadores provinciales para la primera sección, según consignaron.
En un clima que se enrarece cada vez más a medida que se acerca la fecha de cierre de listas -24 de junio- para los próximos comicios legislativos, dirigentes del kirchnerismo bonaerense salieron a fustigar a los intendentes de la primera sección electoral, tildándolos de “novatos, inexpertos, caprichosos y mezquinos que arriesgan la unidad de un proyecto por su ambición de poder”, según resumió un referente kirchnerista de la provincia.
A diferencia de los tiempos en que el kirchnerismo gobernaba, los intendentes peronistas ahora no se quedaron callados y devolvieron las acusaciones recordando que son ellos “quienes están trabajando en el territorio junto a la gente” y que “ya en 2015 La Cámpora armó las listas, perdió y a los intendentes no nos dieron lugar”, manifestó uno de los jefes comunales del oeste del conurbano.
“Esta vez será diferente porque a los intendentes nos tendrán que respetar, porque ya no estamos en 2015 y seremos nosotros quienes elijamos los candidatos a senadores provinciales”, remarcó otro de los intendentes de ese grupo que se autobautizó “F+E”, en relación a las partes de los grupos Fénix y Esmeralda que se unieron en reclamo de la conducción del PJ y de La Cámpora.
El problema surgió antes del acto k del martes pasado con el reclamo de “designar los tres senadores provinciales y varios candidatos en la lista de diputados que sostienen los intendentes de la primera sección electoral: Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar), Santiago Maggiotti (Navarro) y Walter Festa (Moreno).
A estos jefes comunales del grupo Fénix se sumaron en apoyo unos tres intendentes de la tercera sección electoral que pertenecían al grupo Esmeralda como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Mariano Cascallares (Almirante Brown).
El pedido específico de los intendentes del flamante grupo F+E es, hasta ahora, poner los primeros tres candidatos de la lista a senadores provinciales porque según la cuenta que este sector tiene es que “entrarían tres del peronismo, tres del Frente Renovador y dos de Cambiemos”.
Ante esta solicitud, desde el kirchnerismo respondieron con la contrapropuesta de que los intendentes “pongan dos y el tercero es para La Cámpora”, pero fue rechazada por los jefes comunales del F+E.
También los intendentes de la primera exigen lugares en las listas de diputados nacionales porque “los legisladores tienen que representar también a los municipios y trabajar junto a los intendentes”.
Al respecto, reflexionaron: “El kirchnerismo quiere poner en la lista a (Diana) Conti, (Juliana) Di Tullio, Teresa García y Héctor Recalde que son todos de la primera sección electoral, pero no tienen votos propios ni estructura y no aportan nada”.
La situación tensa que vive por estos días el PJ bonaerense tuvo su primer efecto, ya que se suspendió un cónclave peronista de la quinta sección electoral en Villa Gesell que se iba a realizar este viernes.