Cómo pueden los runners prevenir y curar lesiones en los pies

Un calzado inapropiado, una mala técnica o el propio desgaste pueden producir desde ampollas a tendinitis en los corredores. Por ello, el cuidado de los pies es esencial para un buen entrenamiento.
Los pies de los runners requieren especial atención porque están expuestos al desgaste y las lesiones en cada sesión o carrera. Un buen estiramiento es un gran paso para prevenirlas. Aquí, una por una sus características y cómo tratarlas:

Ampollas
Aparecen por el roce y la fricción. Cuando se corre sin medias, el pie comienza a transpirar y roza con alguna parte del calzado.
También se producen cuando se calzan unas zapatillas inadecuadas. Para prevenirlas se pueden colocar membranas hidrocoloides, parches finitos con pequeños orificios que permiten que la piel respire y evitan el roce directo. Se curan perforándolas a través con una aguja esterilizada para drenar el líquido y tapándolas luego hasta que se sequen.

Micosis
Son hongos que producen una maceración entre los dedos, picazón y ardor. La humedad y la sudoración son sus causas principales. Se curan aplicando alcohol como astringente y un separador de silicona.

Uñas negras
Son hematomas subungueales (debajo de las uñas). Aparecen después de correr, y lo mejor es tratarlas al cabo de 72 horas de su detección, cuando aún se puede drenar la sangre acumulada. Para evitarlas, se deberá utilizar el tamaño correcto de calzado y correr con las uñas bien cortadas.

Fascitis
La fascitis plantar es la inflamación de la fascia de la planta del pie, un tejido fibroso y tenso que recubre los músculos y se inserta en el hueso del talón. Puede ser causada por un calzado inadecuado, una mala técnica o sobreentrenamiento.

Tendinitis rotuliana
Es la inflamación de cualquiera de los tendones del cuádriceps que terminan en el rotuliano, por debajo de la rodilla. Se genera por falta de estiramientos o sobreentrenamiento. Para prevenirla hay que hacer estiramientos frecuentes.

Tendinitis de Aquiles
Provocada por exceso de entrenamiento, mala pisada o mala técnica, se genera en contraposición con la rotuliana.