Ya es legal el uso medicinal del aceite de cannabis

El gobierno nacional promulgó la ley que habilita el uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, norma que reclamaban familiares de personas con patologías que requieren la utilización del aceite de ese vegetal y fue sancionada por el Senado el 29 de marzo.
La ley 27.350 quedó promulgada a través de la publicación del decreto 266/2017 en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri, del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Salud, Jorge Lemus.
El artículo primero sostiene que la ley tiene por objeto “establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud”.
La normativa prevé en el artículo 2 que se inicie un proceso de estudio e investigación del uso medicinal de la planta de cannabis y sus tratamientos no convencionales, en la órbita del ministerio de Salud.
El Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis tendrá por objetivo “emprender acciones de promoción y prevención orientadas a garantizar el derecho a la salud”, “promover medidas de concientización dirigidas a la población en general” y “establecer lineamientos y guías adecuadas de asistencia, tratamiento y accesibilidad”, entre otros aspectos.
Asimismo, buscará “garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a toda persona que se incorpore al programa, en las condiciones que establezca la reglamentación”.
El programa también prevé “desarrollar evidencia científica sobre diferentes alternativas terapéuticas a problemas de salud, que no abordan los tratamientos médicos convencionales” e “investigar los fines terapéuticos y científicos de la planta de cannabis y sus derivados en la terapéutica humana”.
La ley, que obtuvo el apoyo de los bloques legislativos, contempla también la autorización para que tanto el Conicet y el INTA puedan cultivar cannabis para la investigación médica y científica, además de impulsar la producción a través de laboratorios públicos.
Además, establece que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) permitirá “la importación de aceite de cannabis y sus derivados, cuando sea requerida por pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa y cuenten con la indicación médica pertinente, cuya provisión será gratuita para quienes se encuentren incorporados en el programa”.
A su vez, se creará un registro nacional voluntario, en el ámbito del ministerio de Salud, a los fines de autorizar la inscripción de los pacientes y familiares que “presenten las patologías incluidas en la reglamentación y sean prescriptas por médicos de hospitales públicos, sean usuarios de aceite de cáñamo y otros derivados de la planta de cannabis, con el resguardo de protección de confidencialidad de datos personales”.
La ley fue impulsada por organizaciones que defienden la utilización del cannabis para el tratamiento de patologías sobre las que, aseguran, genera un mejor efecto que los medicamentos tradicionales.

Article Tags